Algunas ideas que se me ocurrio escribir y que, inocentemente, me deje convencer que se dejaban leer, ahora, no se si se dejan leer, pero entretiene escribirlas, a su propio riesgo, padezcanme.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Magia cotidiana.



Las leyendas de todos los pueblos de todas las épocas nos hacen mención a la magia, desde lo romántico podemos decir que la magia esta en esas pequeñas cosas que vemos a nuestro alrededor, la naturaleza nos da cientos de muestras de esa magia romántica que alimenta la imaginación de los poetas, la vida misma para muchos es algo mágico.

Soy un romántico y veo magia en todos lados, las letras de un buen libro tiene la magia de meterme en escenarios desconocidos como observador cuasi omnipresente conviviendo con los personajes, algo de esa magia prestada es la que uso cuando me siento a contar cosas por este medio, la música y otras tantas cosas me resultan cuasi mágicas, en este ultimo caso por mi nula aptitud para su desarrollo.

Así quizás, mi niñez y adolescencia fueron los momentos mas mágicos que recuerdo y con ese bagaje encima pensaba que la magia era una de esas maravillas que no se extinguirían, hoy no estoy tan seguro de eso.

En cierta forma la misma tecnología que me apasiona y me da de comer es una de las principales razones para que la imaginación de las personas, el instrumento esencial para liberarla, se diluya a edades cada vez más temprana. Sospecho, quizás pecando de estrecho criterio, que las nuevas generaciones adolecerán de la ausencia de ese algo tan especial que nos ha acompañado y aun lo hace a los que somos algo mayorcitos.

No se, es solo lo que humildemente logro apreciar a mi alrededor, de alguna manera me impresiona como que en la actualidad, desde la niñez, se adquiere el producto de la imaginación de terceros sin llegar a desarrollar como antaño la propia, si así fuera, me asusta el porvenir. De todas maneras siempre hay aquellos dispuestos a tomar la posta y ejercer sus libertad interior de manera de regalarnos maravillosos poemas, cuentos e historias, aquellos capaces de disfrutar sus pequeñas soledades con la mirada perdida en alguna historia, melodía o rima que se gesta muy adentro, quizás después de todo la magia sea capaz de sobrevivir a la tecnología por su propia esencia, ojala así sea.